Si hay algo en donde debemos desarrollar la consciencia es en asumir lo que la vida pone frente a nuestros ojos, pero no con resignación sino con una aceptación activa que no permita desinflarnos o sentir que hemos llegado al final.

Los problemas de la vida siempre estarán allí

Para algunos serán más intensos que para otros, pero quien tiene fe en que pueden solucionarse, ya es un paso adelante porque está activando una actitud positiva de esperanza, que, de la mano de un Coach personal, logrará importantes avances.

En un siglo XXI tan activo como el que nos está tocando vivir, no es ajeno que se presenten crisis en nuestras familias por deficiencias en la educación, carencias de valores o simplemente porque convivimos con diversas personalidades y comportamientos que no siempre logran ser complemento, sino que se crean asperezas.

El caos siempre ha estado en la historia de la humanidad, y para tomar impulso, hay quienes retroceden un poquito a su pasado para tener más fuerzas en avanzar hacia el futuro, algo que no es condenable pero que hay que tener claro que lo que va a ser beneficioso es tener la consciencia plena en el presente y saber resolver para crecer, aprender y sentirnos bien en lugar de quedar en el pantano del reproche, la culpa, el resentimiento y el dolor.

No se trata de que enterremos un pasado a ciegas, sino que tomemos lo que nos ayudará a edificar y dejar atrás lo que nos desgastó

La fuerza que lograrás de la mano del Coach debe administrarse para soñar y construir eso que queremos sabiendo desarrollar habilidades y competencias para que sepamos surfear en medio del mar agitado.

Mientras no domines el arte de estar encima de la ola, serán muchas caídas las que habrá y eso no debe ser indicativo de que no puedes, es desarrollar destrezas como la sensibilidad, el amor, la comprensión, el perdón, la espiritualidad, la valentía, y la confianza en tus capacidades.

Necesitamos trabajar juntos en la estrategia para desarrollar valor para salir adelante. Si decaes ante la primera ola, correrás el riego que la siguiente te tumbe y un buen coachee (cliente) debe sacar fortaleza y persistencia para alcanzar el objetivo. ¿Cómo lo percibirás? Hay quienes se ríen de la vida, otros se derrumban, hay quienes lo asumen como un reto y otros cuantos cargan las baterías para decir “allá voy, esta vez lo lograré”.

Recuerda que para llegar al futuro debemos tener aprendizaje del presente.

Por eso es necesario que seas consciente de la realidad que te está tocando vivir, que sepas que tendrás que poner parte de ti, desarrollar disciplina, crear hábitos, tener a mano tu “diario de adolescentes” que será tu mejor confidente, y tener un buen sentido del humor, porque aún con el mar agitado, siempre podremos ganarle a la ola.

Hasta un próximo compartir.

Categorías: Sin categoría

0 Comentarios

Deja un comentario

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.